Infórmese

Large Group of Happy People smiling and embracing.
Las credit unions promueven el bienestar económico de sus socios, especialmente el de aquellos de escasos recursos, mediante un sistema que es propiedad de sus socios, dirigido por voluntarios y sin fines de lucro.

La misión de las credit unions es garantizar a sus socios el acceso a opciones financieras seguras a costos más bajos. Por tal razón, las credit unions ofrecen productos financieros que ofrecen un mayor rendimiento en los ahorros, tasas prestatarias más bajas y servicios con cargos más bajos o libres de cargos.

Las credit unions están reguladas por el gobierno estatal y federal, y también se rigen por juntas de voluntarios elegidas por sus socios. Las credit unions no responden a los accionistas, sino a cada uno de sus 96 millones de socios.

Las credit unions invierten en las personas ayudando a aquellos que tradicionalmente han sido desatendidos por los bancos. Los grupos de personas como los de la tercera edad que reciben ingresos fijos, las madres solteras que trabajan, las comunidades minoritarias que necesitan una mayor inversión en sus comunidades, y los dueños de pequeños negocios que luchan para recaudar capital, dependen de las credit unions para recibir servicios financieros importantes a precios razonables.

Los grandes bancos han abandonado a las pequeñas empresas en tropel porque no generan suficiente dinero con ellas. Sin embargo, las credit unions promueven los intereses de sus socios involucrados en pequeñas empresas dentro de una economía en dificultades, brindándoles alternativas de crédito a bajo costo. Esta inversión de las credit unions se traduce en millones de empleos en todos los Estados Unidos.

Lamentablemente, los grandes bancos y algunos congresistas quieren aumentar los impuestos e imponerles nuevos cargos a 96 millones de miembros de las credit unions. Estos 96 millones representan el 40% de todos los estadounidenses, pero sólo el 6% de los activos de las instituciones financieras. Ellos quieren hacer esto a pesar de que las credit unions son instituciones sin fines de lucro, que cumplen su misión principal cada día.

Esto está mal y pone en peligro el movimiento de las credit unions, en el cual muchos han llegado a depender como una verdadera opción financiera.

No permita que el Congreso aumente los impuestos a los 96 millones de socios de credit unions. No permita que el Congreso elimine la alternativa financiera real. No permita que el Congreso destruya nuestras credit unions.

Para recibir más información sobre las credit unions en su comunidad, o para hacerse socio de una credit union, visite http://www.asmarterchoice.org/.